Recomendaciones de la AEPD para proteger los datos personales en situaciones de movilidad y teletrabajo
28 abril, 2020
COVID y ofertas de trabajo
29 junio, 2020

La protección de datos en tiempos de pandemia

Las medidas de protección y detección del virus en las personas durante el estado de alarma sanitaria han puesto en alerta a la AEPD, que advierte de la vulneración al derecho a la privacidad y la intimidad de la ciudadanía.

Por L.B.

A estas alturas estamos ya muy familiarizados con el lavado de manos constante, las mascarillas y otras medidas de protección que se han convertido en algo muy cotidiano y necesario para frenar el avance de los contagios por la COVID19. Son procedimientos sencillos que hemos tenido que adoptar e incluir en nuestro día a día durante el confinamiento pero ahora que hemos comenzado la desescalada por fases, hay otras medidas que se van a tener que adoptar para intentar controlar la propagación del virus.

Las opciones que se barajan y que ya se utilizan en algunos lugares de trabajo, son los termómetros o las cámaras térmicas para medir la temperatura corporal de las personas y detectar si están contagiadas o no. Lo más probable es que así como al principio se nos hacía extraño salir a la calle con la mascarilla puesta, acabe siendo algo muy normalizado que nos tomen la temperatura para acceder al aeropuerto, el gimnasio, la escuela, los centros comerciales, medios de transporte o cualquier otro espacio.

Sin embargo, estas técnicas afectan a los datos relativos a la salud de las personas y La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha mostrado su preocupación ante estas medidas de control ya que afectan directamente al derecho a la privacidad y la intimidad de las personas. Además, hay que tener en cuenta varios escenarios: que existe un porcentaje de la población que es asintomática y no tiene fiebre, que parte de las personas contagiadas no presenta febrícula o que las personas febriles no tienen por qué contar necesariamente como contagios por coronavirus.

Imagen de una cámara térmica.

Ante la necesidad de medir la temperatura de la ciudadanía para tratar de minimizar el riesgo de contagio, nos encontramos ante una situación en la que no habría un consentimiento libre para facilitar estos datos de categoría especial ya que eso implicaría no poder acceder a ciertos espacios. La legislación de protección de datos (RGPD), regula la licitud del tratamiento y el tratamiento de categorías especiales de datos personales que la AEPD insiste en que se deben respetar también en este caso.

A su vez, la circulación de estos datos los hace más vulnerables ante ciberataques, que se han multiplicado desde el comienzo del estado de alarma y que utilizan técnicas sencillas como el phishing para conseguir robar los datos sensibles de las personas. Esta técnica se basa en la suplantación de identidad y nos invita a hacer clic en un enlace para conseguir acceder a nuestros dispositivos y, por tanto, a nuestros datos almacenados en ellos.

El 20 de mayo, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el secretario de Estado de Justicia, Pablo Zapatero, y la directora de la Agencia de Protección de Datos (AEPD), Mar España, se reunieron para conocer los proyectos actuales y principales líneas de actividad de la agencia además de tratar la actuación de la misma para atender la situación de emergencia sanitaria.

El mismo miércoles, la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, anunció el proyecto de desarrollo de una app móvil capitaneado por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial de este Ministerio, para el rastreo de contagios por coronavirus. Calviño insistió en que la aplicación servirá de apoyo al sistema sanitario y que será "totalmente respetuosa con los derechos individuales y la protección de la intimidad de las personas". No obstante, la AEPD anunció al día siguiente que lo investigará.

Estas iniciativas están siendo desarrolladas por gobiernos de todo el mundo con el objetivo de controlar a la población e intentar evitar que el virus campe a sus anchas. Apple y Google ya han ofrecido sistemas a los que se han sumado 22 países, entre ellos España que espera lanzar su proyecto piloto para el rastreo de contagios en Canarias este verano.

La función de estas aplicaciones son las de avisar en caso de haber estado en contacto con alguien que ha dado positivo durante los últimos 14 días sin especificar quién. Así, si se diera el caso, nos llegaría una alerta a nuestro móvil para que supiéramos que puede que hayamos sido contagiados/as.

Ante las dudas que pueden surgir sobre la privacidad, la intención es que los datos facilitados por los y las usuarias se gestionen respetando el RGPD no permitiendo el acceso a estos datos por parte de las autoridades ni tampoco se pretende utilizar la geolocalización por GPS. El protocolo por el que opta España es el DP-3T, que funciona a través de Bluetooth, lo que no permite hacer un seguimiento de los movimientos.

Ante todo, recuerda:

Lávate bien las manos.
Limpia las superficies.
Al toser o estornudar tápate con el codo o un pañuelo deshechable.
Respeta los horarios.
Ponte la mascarilla.

¿Te gustaría recibir más noticias relacionadas con el RGPD?