Guía práctica de seguridad en las principales redes sociales.
23 octubre, 2019

Qué es el oversharing y cómo puedo evitarlo

Compartir información constantemente a través de internet, redes sociales o Whatsapp se ha convertido en nuestro día a día. Sin embargo, deberíamos tener más cuidado con los datos que publicamos; a veces se nos olvida que cualquier persona puede acceder a nuestra información personal y que, además, se lo estamos poniendo en bandeja.

Por L.B.

La Agencia Española de Protección de Datos, en su labor por proteger los datos de las personas físicas, ha publicado una Guía de Protección de Datos y Prevención de Delitos donde nos recuerda una conducta arraigada en los últimos años a tener en cuenta: el oversharing.

El término anglosajón oversharing significa “compartir demasiado”. Éste hace referencia a la manera que tenemos de compartir, casi compulsivamente, nuestra información mediante medios digitales; es sencillo, rápido, inocente... pero deberíamos tener más cuidado con los datos que publicamos.

Si nos paráramos a pensar en toda la información que compartimos a diario probablemente nos llevaríamos las manos a la cabeza: datos de compras en distintas webs, fotografías personales y vídeos de nuestra familia en Instagram, audios privados en Whatsapp, opiniones de diversa índole en Twitter, etc. A pesar de ver con frecuencia casos en los que gente famosa (y no tan famosa) sufre despistes como publicar fotos de documentos con sus números de teléfono privados, dar información sobre su ubicación exacta o compartir imágenes íntimas que terminan en manos que no deberían, lo cierto es que aún mucha gente no toma las medidas necesarias de precaución.

Estos datos no solo afectan a la seguridad, podrían incluso crearnos problemas laborales o reputacionales si utilizamos las redes sociales para hablar mal de alguien o de la empresa en la que trabajamos. También podemos poner en un compromiso a terceros si compartimos algo que no deberíamos e incluso llegar a tener consecuencias legales.

Lo cierto es que vivimos en una era en la que mostramos casi todo y nos hemos acostumbrado tanto a hacerlo que muchos apenas conocen los límites entre la vida privada y la pública. De hecho, ya existen casos en los que son los propios hijos e hijas los que piden a sus padres que retiren fotos de ellos/as de las redes sociales.

¿Cómo podemos evitar el Oversharing?

Tomar medidas para evitar compartir demasiada información te resultará más o menos complicado en función de los “malos” hábitos que tengas. Te proponemos 3 recomendaciones para tratar de controlar los datos que publicas:

  • Piénsatelo dos veces antes de publicar. Intenta evitar la subida de contenido impulsiva y párate un momento a reflexionar; ¿salen menores en la foto?, ¿aparecen datos personales?, ¿estoy diciendo dónde y a qué hora voy a estar con exactitud en algún lugar?, ¿estoy etiquetando o nombrando a alguien sin su consentimiento?....
  • Configura las opciones de privacidad de tus redes sociales. De esta manera podrás evitar que cualquier persona que no conoces pueda acceder a tu información personal y restringirla a un círculo de amigos, familiares y/o conocidos.
  • Sé un ejemplo para los menores. Los jóvenes, niños y adolescentes sobre todo, pueden ser los que menos conciencia de peligro tengan respecto a este tema. Explicarles cómo utilizar los medios digitales, haciendo especial hincapié en las redes sociales, puede ayudarles a prevenir casos de ciberacoso o situaciones en las que puedan sentirse vulnerables.

La revolución tecnológica de los últimos años es tan potente que a veces se nos olvida que puede convertirse en un arma de doble filo si no tomamos ciertas precauciones. Lo que decimos, subimos y compartimos llega más lejos de lo que hubiera llegado en cualquier otra época de la historia y eso entraña también ser consecuentes con los riesgos que ello implica.

¿Te gustaría recibir más noticias relacionadas con el RGPD?

3 consejos para evitar el oversharing